16 de abril de 2012

Vigía gatuno

A propósito de los cien años del hundimiento del Titanic, se comenta que los vigías no pudieron divisar el iceberg que los sepultó, pues carecían de prismáticos adecuados.

En fin me encontré a la gata de la casa oteando desde las alturas de un mueble, no a un iceberg y eso puedo asegurarlo.